martes, 15 de mayo de 2018

Pulso Sindical Extra N°31


La Intendenta de Santiago y los medios de comunicación han mentido descaradamente, con ocasión de la jornada de movilización de la Central Clasista el recién pasado Primero de Mayo. Creemos que esto tiene un trasfondo oculto, que no ha de ser otro que buscar penalizar con medidas rigurosas a quienes convocan a manifestaciones que son contrarias al gobierno de turno.

Como en dictadura, cuando solo había espacio para los servidores de Pinochet que contaban con la Secretaría General de los Gremios, mientras quienes estábamos en la Coordinadora Nacional Sindical y otros referentes éramos duramente reprimidos. A la Intendenta Rubilar y a los medios de comunicación es bueno recordarles y decirles algunas cosas.

PULSO SINDICAL Nº 355 DEL 01 AL 30 DE ABRIL DE 2018


Estamos prontos a conmemorar 132 años desde que, por primera vez y al unísono, miles declararan la huelga y marcharan al grito de ¡¡ 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso 8 horas de recreación!!.

Desde antes de 1886 y hasta ahora, se ha mantenido vigente la contradicción capital- trabajo. Los patrones cambiaron sus mecanismos de abuso y explotación, pero no terminaron con el abuso ni la explotación, pese a algunas buenas intenciones, mínimas por cierto y que siempre tuvieron, y tienen, el objetivo de aislar a los más firmes, los más duros, los más intransigentes en la exigencia de dignificación y justicia.

Que extraño resulta ver como en este siglo XXI se demoniza y desnaturaliza el concepto “clase”. Si pareciera que quien se refiere a ella es un activista peligroso, un desadaptado  que no ha tomado nota de los avances del mundo.
¿Y qué  avances son esos si se mantiene el abuso, la explotación, la arbitrariedad de los patrones hacia los trabajadores?